15 febrero 2009


Reflexiones sobre un espacio tiempo que se perdió en el abismo de un sueño.
Sin saberlo, prendió el cigarro que consumiría sus pulmones, faltos aún de aire 
pero ya desintoxicados, 
cerca, su corazón se movía despacio, sin perder el ritmo que le hacía seguir con sus pasos. 
Escuchando, observando.. 
esperando respuestas del mágico encanto de la vida que se le había escondido detrás de la esquina, al final de la calle, en la segunda avenida.

Fumándose aquel pitillo con sabor a mentira y un toque de nicotina 
ascendía por la empinada cuesta mientras contaba, paso tras paso, sus pisadas, 
para no perder la cuenta, su atención en “stand by” 
respiraba.. 
Sus ojos desgastados por la teoría Darwinista habían dejado de mirar abajo, 
ahora se alzaban para aderezar el viaje de imágenes, sugerentes creaciones y detalles..

Su semblante delgado de manos en los bolsillos y hombros fuertes pero encogidos, 
acompañaba la danza de su largo cabello meciéndose en el tránsito con la caricia del viento.

Falsas esperanzas mientras caminaba se desmontaban a su paso, 
transeúntes, establecimientos y semáforos..
detrás de los edificios, se adivinaba el sol en resoplante sacrificio, 
trepando sobre la bruma fresca de la mañana.

Hoy nada va a poder conmigo, 
camina despacio, respira.. que no te falle la máquina..

No hay comentarios:

Publicar un comentario