19 febrero 2009



-->
Puedo ver en sus ojos el dolor incrustado en sus huesos
la mirada directa, incursiva pero desesperanzada,
se me encoge el estómago y el alma,
quiero escapar igual que ellos de esa informe jaula.
Puedo escuchar sus palabras en una extraña lengua de sentimientos
resignación y miedo en el cuerpo reclaman con su mirada,
se me cuartea el aliento, se me seca la garganta…
quiero las botas de siete leguas para correr de aquí
y saltar de montaña a montaña.
Luciérnaga de cuentos para el sueño naufragó tu velero,
nada e intenta alcanzar la playa para que pueda continuar el cuento.

1 comentario:

  1. Triste foto... me recuerda a algo que leí en algún sitio. Decía algo así como "Si recoges a un animal, lo cuidas, lo alimentas y lo mimas, nunca te traicionará, es la diferencia más notable entre un animal y una persona"

    ResponderEliminar