26 febrero 2009


-->
En el patio de mi alma luce una candela,
el rinconcito donde crece el azahar está alumbrado.
Allí, cuando cede el sol y oscurece
es más intensa su fragancia
dulce mirada al patio desde la ventana,
cuanto tiempo…
el corazón descansa, recupera fuerzas
y se despega.


2 comentarios:

  1. En esos lugare el tiempo siempre es relativo y no se puede medir, una hora puede ser corta, un segundo eterno y una fragancia de azahar en la oscuridad puede ser para siempre...

    ResponderEliminar
  2. Rayas entre rayas... la cebra es genial...

    Un beso.

    ResponderEliminar