22 abril 2009

Un pirata de terciopelo

que en el mar de sus ojos

cruza, corsario y velero,

va dibujando el azul del cielo

entre claros y nubes

sonríe a su hermano el viento,

escucha el cantar de las viejas sirenas

y no detiene su cuento…


otro pirata, este de fríos hielos

tímido, audaz y ligero

que deslizándose entre neveros

va descendiendo,

rápido, como un café expreso

para ascender de nuevo…


viajeros catapultados al espacio

en su aventura

tatuados de intensas onomatopeyas


profundo se hace el mar bajo superficie

todo un mundo

que aparenta relativa imagen

de lo que cobija, alimenta y revuelve…


otras veces también digiere


candeleros delante de puertas

que alumbran por si disertas

bajo la tímida luz de la consecuencia.




5 comentarios:

  1. vagabundear...
    rodendo

    ResponderEliminar
  2. Y miro los tatuajes que una vez fueron dibujados sin pensar en la luz de la consecuencia y que ahora cobran sentido, y tropiezo con la belleza de esta imágen y viajo y no quiero volver del país de fantasía...

    PD: Rosendo, Agradecido

    ResponderEliminar
  3. tod@s llevamos... tod@s traemos algo...
    que la "nada" no te muerda, que se comerá de un bocado a Fantasía.

    PD.curioso... que ha pasado con Rosendo? parece como si le hubieran convocado..

    ResponderEliminar
  4. Bonito poema. Me encanta la primera estrofa. Siempre me gustó la rima asonante.

    Y bonita imagen, también. Muy sugerente.

    Muxutxuak!

    ResponderEliminar