06 mayo 2009

Descansa bajo las escamas
de azul y dorado un dragón
que sueña con el fuego de Shambala
donde despliega sus alas y vuela
mientras nubes y astros se acarician
y hacen carreras
jugando…
saltando por su lomo
y agarrándose a su cola
para no perderse de su estela.



"...La vida y la muerte son uno,
de la misma manera que el río y el océano son uno..."
Khalil Gibran

3 comentarios:

  1. Tiene mucha razón Khalil Gibran, todo tiene su unificación.
    Sobre tu escrito, que me sabe a poco, he de decir que solo tú conoces ese dragón rebosado de sueños, y además, solo tú sabrías interpretárselos.
    Me encanta esa metáfora circundante que se refiere al fuego de Shambala, creo que todo el Tibet debería ser apoyado, Incluso como haces tú... en su hermosa mitología.
    Un encanto acercarme a leerte.
    Besiños.

    ResponderEliminar
  2. Los dragones de oro son criaturas sabias que comparten los ideales de los paladines y caballeros del bien y que prefieren hablar antes que combatir...

    Una feroz Nork durmiente, digna de ver en sus movimientos y en sus pensamientos.

    ResponderEliminar
  3. Muy bonita entrada, Nork. Me encantan tus versos, y preicosa la melodía.

    Un beso!

    ResponderEliminar