05 mayo 2009

Pasajeros que al tiempo de alcanzarse

plantan cara,

responden desde su acracia

al billete que embargó sus vidas…

cabalgando a lomos de su terrestre bestia

agarrándose fuerte a las crines para no caer

mientras van salvando batallas,


saltando obstáculos de aire

que se materializan

en los campos que dejas que crezcan,


baja a tierra y el impacto te despierta


la realidad varia…

ya no será más un quizás,


en este sembrado oculto de malas hierbas

amanecen escarchas

que tempranamente derrite el sol

acariciando suavemente a una tristeza

que bajo su disfraz esconde

a la furia descuidada que confundió sus ropas

y aterida de frío ahora se entrega

derribando a la impaciencia

a base de darse cuenta,


eternamente desencantada aplaca su ansia

ya no esta mal humorada…

va entrando en calma,

poco a poco recobrará su fuerza


en lo primordial de su esencia

trasciende una llama que no se apaga

prendida siempre

para que el dolor no la pierda

para calentar el aire que toma

y adaptar de su escape la senda.



4 comentarios:

  1. Y cuando no se se esconde en el verde oscuro del bosque, no suelta las crines. Y a veces la llama cambia de color. Y a veces es azul. Y a veces crecen sutiles alas de hada. Y a veces resplandecen luces alrededor. Y a veces se ciega, pero no hay dolor, ni suaves tristezas, ni furias, solo brillos y es agradable...

    ResponderEliminar
  2. Y seguira luchando paso a paso, recobrando sus fuerzas, siempre encontrara un nuevo amanecer y una senda que crea en su escape...
    Es muy profundo, es ese sentimiento de escape que muchos tenemos cuando liadamos con una batalla mas fuerte de lo que nos imaginabamos...claro que esta libre de interpretacion pero me encanto para ser honesta!
    besos,

    ResponderEliminar
  3. Muchas veces nuestra senda de escape se adapta a la necesidad de salir de donde estamos. En otros casos somos nosotros los que tenemos que adaptarnos a la senda, coas más complicada, sin duda.

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Precioso y amplio...
    "calentar el aire que toma..."
    "ya no serás más un quizás"
    eres de esa frescura que rompe entre las letras y parece que ha llovido.
    Me encanta no solo leerte... sino tbn releerte.
    Un beso especial.

    ResponderEliminar