23 enero 2010





El















                    constantemente se esconde tras las nubes
                                  y vierte a mis orejas
                                       unas gotas de invierno


                         voz que repite su eco vibrando..

                                              temblando en mis adentros

                                   recógete y descansa..
                                                            ten cuidado,
                               es largo viaje y no sabes cuanto queda!



                  Asoma la candela,
                                         frágil,
                                               como brizna de hierba;

                    mira donde pones los pies misionera..

             que este cuento repite los versos
                                        aunque yo esté aquí para alumbrar.

                                          Permanezco
                             y caliento tu elemento aunque no me veas.

6 comentarios:

  1. Puede que no se te vea...
    pero quedan sentidos
    al margen de la vista,
    y se te siente,
    se te percibe
    y alimentas.

    Te resistes a colocar títulos a tus entradas.
    A esta la titularía yo... "aliento..."
    Biquiños

    ResponderEliminar
  2. Sir..
    puede que no se le vea
    pero quedan sentidos
    al margen de la vista,
    y se le siente,
    se le percibe
    y alimenta..

    no suelo titular las palabras.. no,
    me parece redundancia.

    muxu

    ResponderEliminar
  3. Belleza y sabiduría.!!!


    Besos Nork

    ResponderEliminar
  4. Un magnífico diálogo introspectivo, con dulzura precavida, muy precavida y con esplendor

    Una vez más me sorprendiste
    Te superas
    ;)

    ResponderEliminar
  5. Recojo el alma, alimento el momento y el silencio se deja envolver por esa mirada que no ve mas allá de lo que los ojos le permiten, aun así recorren escalofríos por debajo de la piel...
    Abrazzzusss

    ResponderEliminar