29 enero 2010

Mentes llenas de agujeros

con incrustaciones de desidia,

en plantaciones de desconsuelo

y cosechas de deseo,

pozos que se secan

aunque quieras recoger dentro

y te empeñes en sembrar gestos.

Momentos de incredulidad

tan absurda y perfecta

que parecen parte de un juego.


Identificaciones.. tan solo eso.


Un tiempo que fue de rocíos

de sin sueños,

de descansos y momentos vencidos,

de todo lo encontrado

entre duelos y peldaños

para seguir caminando.


Un corazón musitando

entre delirios,

de sus instantes y latidos.



Atorada en esta superficie porosa

que intenta equilibrar,

regulando un amasijo de emociones

y definiciones..


el jardinero me llama a lavar.


4 comentarios:

  1. Suena ligeramente desolador... pero mantienes la profundidad que te caracteriza.
    Un estupendo amasijo de emociones, un intento más de equilibrio.
    Y en cuestión... tú.
    Un muxu.

    ResponderEliminar
  2. Me cuesta creer que
    entre tanto desasosiego
    vertido en letras
    hubiera alguna suciedad
    que puediera afectarte,
    pero siempre viene bien lavar

    ;)

    ResponderEliminar
  3. Siempre hay que renovar, refrescar las ideas cuando se tuercen hacia donde no queremos llegar, a pesar de que mucho o muchos se empeñen en lo contrario, hay que mantener ese amasijo de emociones para que no se vuelvan en contra de nosotros...

    Abrazzzusss

    ResponderEliminar
  4. Me gustó tu blog, lindos textos y canciones. Gracias por pasar por el mío!
    Saludos!

    ResponderEliminar