15 febrero 2010

de los encuentros

Caminando por el filo de este precipicio

aun puedo divisar el mar a lo lejos,

me quedé soñando a la vera de un cuento,

en mi mundo,

escuchando los sonidos sin eco

bajando el volumen de los instintos

para poder escuchar el ritmo de mi pulso,

la voz de mi corazón sediento

y alzar los ojos,

para acariciar

aquello que construye mi tiempo,

lo que destruye los lamentos

y todo cuanto levanta el vuelo a mi paso.

Libre para amar con el corazón abierto,

todo es posible

cada vida se levanta

de ilusiones y experiencia,

cada instante rescata un argumento bello.


4 comentarios:

  1. Que bueno saber percibir el invierno templado...

    ResponderEliminar
  2. El argumento bello.
    Me perece muy evocador este escrito tuyo.
    provoca muchas sensaciones.
    Calmas todas ellas.
    Evasivas.
    Dulces durmientes.
    Te siento muy equilibrada.
    Besiños.

    ResponderEliminar
  3. Bella representación de los encuentros consigo mism@, entre acto y acto un aletear de esperanza, un vaivén de sensaciones que hace volar a través del tiempo, por debajo de la piel y a ras de la razón, mientras el corazón va soñando entre el eco de nuestros deseos, bello sin duda alguna...


    Abrazzzusss

    ResponderEliminar
  4. Celebro este encuentro con tu blog oxigenante.
    Saludos desde Nueva York.

    ResponderEliminar