19 marzo 2010

dos alfileres


Duende que llegó resbalando
por los hilos que teje el tiempo
y el devenir de los sucesos,
enigmático guiño de un momento
que pasó cruzando como blanca nube,
por el cotidiano y plomizo cielo de la urbe.

Sabor que endulza los recuerdos
y pica en los sentidos..

el presente se hace masticando,
viviendo, saboreando..
y en ocasiones sentenciando.

Soy espada afilada
de hoja cortante, fría y acerada,
para desbrozar raíces de emoción
y saldar sueños de color naranja.



Alfileres..
solo quiero alfileres.. para sujetar estos versos.



2 comentarios:

  1. Usa la espada que eres para clavar los versos, ya no necesitarás alfileres y el duende solo podrá sentarse sobre la hoja fria y esperar...

    ResponderEliminar
  2. Se sujetan solos... con el sentimiento que les pones.
    Las alas son mejores que los alfileres.
    Creeme.
    Besiños.

    ResponderEliminar