16 julio 2010



Resplandece el sol entre los edificios
acompañado de un tronar de martillos y taladros,
estupefacta ante mis pensamientos
siento los pies cansados.. están molidos,
parada, en silencio..
sigo observando el tiempo y sus hilos.

Es esta urbe cubista, amasijo de estilos
habitáculo de una sociedad jarta de egoismo,
amaneces natural,
y te va sometiendo el evolucionismo..
si es que yo soy transformista,
por dentro, soy árbol.

Quiero seguir siendo pez de lo absurdo
en este mar de instantes,
haciendo el presente sin realidades.

Quiero volverme a los sueños
a sentir mis pies,
de nuevo caminando desnudos.


3 comentarios:

  1. Quien sabe cual es la verdadera evolución...?
    quizá no sepa basarse en el silencio, y por ello la ciudad nos aturde cuando el sol está presente.
    Sí...
    lo de ir descalzo y tranquilo se perfila como un deseo fácil de cumplir.
    Soñaré el mismo sueño que tú... si me lo permites.
    Besiños

    ResponderEliminar
  2. Camina descalza
    o
    Saca tus raices de árbol
    pero
    Que no te atrape la urbe
    ;)

    ResponderEliminar
  3. Pues creo yo que las obras en la ciudad afectan mucho al sentir de cada uno, sobre todo cuando algunas son infinitas, parecen que nunca acaban

    ResponderEliminar