06 agosto 2010

Podía sentir la fragancia del jazmín
envolviendo su pensamiento y todo su cuerpo,
tintando de verdes y finos blancos,
hilos e instantes de su aliento.

Vital momento de quietud y de silencio.

Parecía ausente, mientras aquella presencia
la hacía sentirse presente,
inherente al movimiento y completamente quieta.

Entre la sal y el rugir de las olas,
en los brazos del sol.. su esencia se hizo evidente.
Llegó para arroparla de paciencia y dignidad,
con todo aquel amor..
se baño en su piel, hasta llegar a su tiempo,
y allí, simplemente la acarició.
Fue suficiente.

Cada pequeño instante puede hacerse gigante.

Poco es lo que parece ser.


2 comentarios:

  1. Grande y especial suena el pequeño instante cuando brota de tus letras

    muxus ;)

    ResponderEliminar
  2. Ni mucho ni poco, justo lo necesario para bañarse en la piel contraria y darse cuenta que fue un pedacito de cielo compartido en cualquier momento y en cualquier lugar donde la magia se capaz de hacerse fuerte...

    abrazzzusss


    PD:

    Verse desde cualquier perspectiva es bueno, cualquier forma para descubrirnos sera siempre bienvenida para aquell@s que no se conforman con lo que poco que parece ser.

    ResponderEliminar