09 septiembre 2010

libre albedrío

                     La mayor de las facturas
                                      llegará justo,
                   cuando el viaje esté a punto de acabarse.


                                             
                                                         Mi querido jardinero.. 
                    qué de campos plantados de hipocresía!

4 comentarios:

  1. Puede ser exasperantemente cierto, pero se desnudan algunas almas,
    cuando no se habla de facturas impagadas,
    sino de signos entregados
    en una especie de intercambio
    gratuito.

    Biquiños.

    ResponderEliminar
  2. Entonces ¿seguirá siendo importante pagarla?

    Nunca he sabido cual es mi viaje pero lo anotó, porque así sabre cuando me llegue que está a punto acabarse.

    Cuídate ;)

    ResponderEliminar
  3. Tiene final el viaje? Hoy creo que no. Pero tambien creo que las piedras tienen vida y que no hay que hacerme mucho caso.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Sera que tambien se reciviran bonos...al final solo queda un balance propio...Me gusto siempre tan interesante y profunda, me alegra mucho volver a leerte querida amiga!! Gracias por asistir a mi reapertura je je
    besos

    ResponderEliminar