14 febrero 2012


Fronteras de la razón que escapan al entendimiento

no son azar los momentos que causa el efecto.

Suculento menú hecho de amor cocido a fuego lento
donde el cuerpo se embelesa por los impulsos de su mente
y los hilos del tiempo se desvanecen.

Un latido rotundo,
habla corazón, confirma el camino hacia el nuevo mundo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario